Volver al índice

Nuestra Señora de la Anunciada de Urueña (Valladolid)

Levantada en el siglo XI, la Iglesia corresponde al llamado primer románico. Tiene planta basilical -tres naves, una central alta y dos laterales más bajas-, con nave transversal o transepto, cimborrio y ábside principal y secundarios -en el siglo XVIII se le adosó una sacristia rectangular al ábside principal-.

El interés de esta iglesia radica en la ornamentación de los ábsides y del crucero, decorados con bandas lombardas y arquillos ciegos, motivos decorativos originarios del norte de Italia, que se extendió por Aragón y Cataluña.

La ausencia de contrafuertes en los muros implica que estos sean muy gruesos, el número de ventanas escaso y de tamaño reducido, y la iluminación natural en su interior escasa.

Santa María de Wamba (Palencia)

Iglesia mozárabe del siglo X -de esa época se conserva la cabecera, un tramo de las naves y el muro norte- está construida sobre otra anterior visigoda. El resto, románico, corresponde a las reformas llevadas a cabo a finales del siglo XII, cuando pasa a depender de los Caballeros Hospitalarios de la Orden de San Juan.

En la fachada principal se encuentra una portada románica de columnas, con restos de policromía. Sobre el crucero, se levanta la torre campanario de la iglesia. La cabecera, mozárabe, cuenta con tres ábsides rectangulares, de los que sobresale el central.

Está cubierta interiormente con artesonado de madera.

Santa María del Azogue de Benavente (Zamora)

Ejemplo de románico tardío, se inició su construcción a finales del siglo XII, reinando Fernando II de León, y se concluye un siglo después.

Fue modificada y reconstruida en épocas posteriores: entre otras reformas, las bóvedas de las naves laterales se levantaron en el siglo XVI y la fachada oeste en el siglo XVIII, tras el derrumbe de la anterior.

Su planta es de cruz latina, con portada en cada uno de los extremos del transepto, decoradas con motivos vegetales y figurativos, destacando la meridional -lado sur- por poseer un tímpano con una representación del cordero místico y cuatro ángeles.

En la arquivolta interior, se observan varias figuras: Eva desnuda, los símbolos de los Cuatro Evangelistas, la Virgen María pisando al demonio en forma de serpiente y, en el centro, una cabeza representa al Buen Dios.

La portada septentrional de la nave transversal está ornamentada con motivos vegetales, geométricos y seres fantásticos. Las arquivoltas presentan diferentes motivos -del exterior al interior, zig-zag, arquillos, rosetas y arquillos de herradura, unidos en forma de pinza-. Los capiteles son de temática ornamental, destacando uno, en el lado derecho, en el que figura una pareja de arpías -seres fabulosos con rostro de mujer y cuerpo de ave rapaz-.

La cabecera, el elemento tal vez más importante, cuenta con cinco ábsides escalonados: uno principal, alineado con la nave central, y cuatro secundarios más pequeños, dos adosados a las naves laterales y uno a cada ala del transepto. Están provistos de arquerías ciegas bajo la cornisa, ventanas alargadas, con columnas, arco de medio punto y semicolumnas.

Basílica de San Isidoro de León

Esta Basílica, construida entre los siglos XI y XII en estilo románico, y reformada y ampliada en épocas posteriores en estilos gótico, renacentista y barroco, fue consagrada el 21 de diciembre de 1063 por los reyes Fernando I y Sancha, constituyendo la primera manifestación de arte románico del Reino de León.

El templo, cuenta en la actualidad con tres naves y cabecera formada por tres ábsides, cubiertos con bóveda de medio cañón.

De la primitiva iglesia románica quedan el Panteón de Reyes, una portada en la parte superior del Panteón, la Tribuna Real, dos pórticos adosados y los dos primeros cuerpos de la torre. De la reconstrucción y ampliación posterior, patrocinada por la infanta Urraca, proceden las tres puertas del románico pleno: La Puerta del Cordero, la Puerta del Perdón y la Puerta Norte.

En el interior, la nave central, elevada a gran altura, está cubierta con bóveda de cañón, ceñida por arcos fajones que parten de los capiteles de las semicolumnas y de ménsulas que sobresalen del muro; cuenta con ventanas abocinadas con arco de medio punto, en el segundo piso.

Las arcadas de la nave principal alternan pilares embebidos con pilares de sección cuadrada con semicolumnas en tres de sus caras.

La Puerta del Cordero (primera fotografía) es la portada principal del templo, y se llama así porque el Cordero Místico es el motivo representado en el tímpano.

La Puerta del Perdón es la portada que se abre en el brazo sur del transepto, llamada así por estar consagrada a los peregrinos que llegaban haciendo el Camino de Santiago.

El Panteón de los Reyes es una joya de la pintura mural del románico. Consiste en una estancia de planta cuadrada, adosada y comunicada con la basílica y que pertenecía al primer templo. Se construyó para acoger los restos de reyes e infantes. Las magníficas pinturas de sus bóvedas y muros le han hecho merecedor de ser considerado la «Capilla Sixtina del Arte Románico».

San Tirso y San Lorenzo de Sahagún

De estilo románico-mudéjar, estas dos iglesias son un caso diferencial del románico que se desarrolló a lo largo del Camino de Santiago, y que se caracteriza por la utilización del ladrillo como elemento constructivo principal.

San Tirso

La iglesia se construyó a lo largo del siglo XII, quedando terminada entre 1180 y 1190. Presenta planta basilical románica de tres naves con alzado a dos niveles, transepto y cabecera con tres ábsides semicirculares escalonados.

En el ábside central se observa que está construido con piedra labrada hasta unos tres metros del suelo, para continuar con ladrillos. La ornamentación consiste en series de arcos ciegos de medio punto superpuestos, en la mitad inferior apeados alternativamente en columnas semicirculares y modillones, y en la superior inscritos en recuadros.

La torre es una reconstrucción fiel de la original, derrumbada en 1948. A diferencia de la disposición típica sobre el crucero, esta se alza sobre el presbiterio y consta de cuatro pisos, el inferior piramidal.

San Lorenzo

La de San Lorenzo es del siglo XIII y toma como modelo la de San Tirso. Está construida completamente de ladrillo y consta de tres grandes naves con cubierta interior de madera y cabecera con tres ábside.

Su torre se levanta sobre la cabecera de la iglesia y consta de cuatro cuerpos de planta cuadrada, cada uno más estrecho a medida que se asciende. Cada piso presenta numerosas ventanas, las de las plantas centrales bastante más altas.

En los ábside se observan arcos de herradura y en el trascoro arcos ojivales.


Catedral de Zamora

Catedral del siglo XII perteneciente al denominado Románico del Duero, en la que destaca su expléndido cimborrio de influencia bizantina.

De planta de cruz latina, consta de tres naves relativamente cortas, transepto y cabecera gótica del siglo XV. Los pilares que sustentan las arcadas que separan las naves son de sección cuadrada, con semicolumnas adosadas en cada cara. Bóvedas de crucería cubren las naves central y laterales. En el crucero, sobre los arcos torales, se alza el cimborrio, sustentado por cuatro pechinas, que adaptan el cuadrilátero del crucero a la planta circular del cimborrio. Por último, el cimborrio está cubierto por una hermosa cúpula gallonada.

El cimborrio cuenta con dieciseis ventanas y, en su exterior, se aprecian cuatro pequeñas torres coronadas por arcos con cúpulas, alternadas con frentes salientes coronados con frontones. La cubierta con escamas es otra singularidad de esta torre.

Hay otros tres edificios con un cimborrio de parecidas características: la catedral vieja de Salamanca, la colegiata de Toro y catedral vieja de Plasencia (encapilla de San Pablo). La catedral de Zamora es la construcción más antigua.

La torre campanario, construida en el siglo XIII en estilo románico, es una construcción de planta ancha y gran tamaño, formada por varios cuerpos diferenciados por impostas, los tres superiores con ventanas.

La portada más bella es la Puerta del Obispo, ubicada en el hastial sur del trasepto y flanqueada por dos contrafuertes. Se dividide horizontalmente en tres cuerpos separados por cornisas, y verticalmente en otras tres partes separadas por columnas estriadas adosadas.

En el cuerpo inferior está la portada de arquivoltas de lóbulos cerrados sobre capiteles con motivos vegetales, columnas de fuste corto y basas que descansan sobre un alto podio. A cada lado destaca un conjunto escultórico de bella factura: una representación de la Virgen y el Niño entre dos ángeles y una representación de San Pablo y San Juan Evangelista.

El segundo nivel lo ocupa una arquería ciega y sobre esta, separado por una cornisa de arquillos ciegos, el tercer nivel cuenta con una ventana en el interior de un gran arco.

San Juan del Mercado de Benavente (Zamora)

Fachada y portada sur Tímpano de la portada sur

San Juan del Mercado es una iglesia de planta basilical cuya construcción fue promovida en 1181 por doña Eldoncia, hija del conde Don Osorio Martínez y de Doña Teresa Fernández, señora de Villalobos.

Consta de una nave central y de dos laterales -la central es el doble de ancha que las laterales-, de una nave transversal o crucero, que no sobresale del conjunto del edificio, y de una cabecera con tres ábsides semicirculares, el central de mayor tamaño. En cada lado de la nave central, cuatro pilares cruciformes con semicolumnas adosadas articulan los espacios entre naves.

Portada oeste. Entrada del templo Portada sur Columnillas con ornamentación figurativa

La techumbre presenta armazón de madera y vierte a dos aguas. En la cabecera, el presbiterio y los ábsides se cubren con bóvedas.

Tres portadas dan acceso al templo, de las cuales destaca la orientada al sur por su riqueza ornamental: representación iconográfica de la Epifanía -adoración de los Reyes Magos- en el tímpano y de los profetas en las columnillas que apean las arquivoltas; en esta misma portada, dos impostas -saledizos que sustentan el tímpano- con esculturas de un toro y un ángel, representan a a San Lucas y San Mateo, respectivamente . Las otras dos portadas son mas sencillas.

Escultura de un toro representando a San Lucas Escultura de ángel con un libro en las manos representando a San Mateo

El Prerrománico

del Reino de

Asturias

Animales

Fabulosos