El prerrománico del Reino de Asturias
Santo Adriano de Tuñón

n el concejo de Santo Adriano se encuentra una pequeña iglesia de carácter rural, que formó parte de una abadía fundada por el rey Alfonso III en el año 891.

A lo largo de los siglos, la iglesia ha sido reformada en varias ocasiones, alterando su estructura inicial. Desde el año 1949 con el arquitecto Luis Menéndez Pidal, se han acometido varias restauraciones y estudios arqueológicos del templo.

Según se desprende de esos estudios, el templo inicial tenía planta basilical con tres naves separadas por arquerías de tres arcos de medio punto apoyados directamente sobre pilares de sección rectangular, cabecera tripartita con capillas de planta rectangular, vestíbulo en la entrada con una sala a cada lado y una sacristía adosada a cada una de las naves laterales; sobre la capilla principal, en la cabecera, se ubicaba una cámara sin acceso interior y abierta al exterior mediante una ventana bífora; la cubierta tenía armadura de madera en las naves y sacristías, y era abovedada en los ábsides.

Posteriormente se añadirá una nave a los pies del templo (el lado opuesto a la cabecera), la tribuna del coro y varias dependencias anexas, estas últimas suprimidas en la restauración de mediados del siglo XX. De las dos sacristías sólo queda la del lado sur, reconstruida también en el pasado siglo.

Sus muros conservan restos de decoración pictórica.

Es Monumento Nacional desde el año 1931.